miércoles, 30 de abril de 2008

Reconocimiento

FÁBRICAS DEL AMOR

Y construí tu rostro.
Con adivinaciones del amor, construía tu rostro
en los lejanos patios de la infancia.
Albañil con vergüenza,
yo me oculté del mundo para tallar tu imagen,
para darte la voz,
para poner dulzura en tu saliva.
Cuántas veces temblé
apenas si cubierto por la luz del verano
mientras te describía por mi sangre.
Pura mía,
estás hecha de cuántas estaciones
y tu gracia desciende como cuántos crepúsculos.
Cuántas de mis jornadas inventaron tus manos.
Qué infinito de besos contra la soledad
hunde tus pasos en el polvo.
Yo te oficié, te recité por los caminos,
escribí todos tus nombres al fondo de mi sombra,
te hice un sitio en mi lecho,
te amé, estela invisible, noche a noche.
Así fue que cantaron los silencios.
Años y años trabajé para hacerte
antes de oír un solo sonido de tu alma.

Juan Gelman

4 comentarios:

Josemari dijo...

No entiendo la poesía. Mi mente cuadriculada no se conmueve con las palabras en verso. Suerte que tienes de disfrutar con ellas.

delantal dijo...

Pudiera ser. Todo tiene ventajas e inconvenientes
:)

Margarida dijo...

Cuanto amor... que tristeza.

delantal dijo...

Es curioso, Margarida, que el mismo poema pueda ser interpretado de forma diferente.
A mí no me parece triste, me imagino que es lo que él le dice a ella cuando por fin la encuentra. Todos, más o menos, forjamos amores inexistentes a la medida de nuestros deseos o fantasías.Gelman cuenta la historia de este alquimista del amor, y yo piensa que ha encontrado a quien merece tanto amor como tú dices.