miércoles, 5 de noviembre de 2008

Los catarros otoñales

Como estoy malita no me dejan salir a la terraza, y así llevo casi 20 días. Veo, desde la ventana, crecer las malas hierbas y me sorprende algún cactus en floración.

Ayer me ha llegado este vídeo que me dejó más alegre que unas pascuas. Lo incorporo aquí, porque en mi casa vive un gato y porque me hace ilusión saber que estas cosas pasan.

4 comentarios:

Josemari dijo...

Como me alegra verla por aquí. Estaba ya por pillar un autobús y presentarme para quitar la maleza.

Mi mente cuadrada no ha encajado que la novia del susodicho se deje acariciar el lomo como si fuera el Nicolás. Ahí hay "gato encerrado".

delantal dijo...

jajaajjajaja
yo también lo pensé, Josemari, pero de cualquier forma es emocionante ver todo un señor león comportarse como un gatito.
lo que no tiene truco son mis cactus floreciendo, tengo que hacerles fotos.

Mari Carmen dijo...

Que bonito y que escena tan tierna, pero que el gatito les haya reconocido, pasa... pero lo de lña novia como que no me lo trago
Un saludo

delantal dijo...

tienes toda la razón Mari Carmen:)